23 de Agosto de 2017

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Por tropezar, una juez puede cobrar un millón de dólares

El expediente que está camuflado bajo el título “O.S.M. sentencia en los Autos N c/ Prevención A.R.T. S.A y Ots. p/ Accidente”. La damnificada es una jueza y mujer de un ex intendente. Puede llegar a cobra casi un millón de dólares.

La justicia da sorpresas y no siempre son gratas. Esta es una de esas. Se trata del caso de la jueza del Octavo Juzgado de Paz que no se hizo famosa por sus fallos sino porque ha logrado un fallo que la favorece y la pone en estamento de privilegio. Por lo menos así se comenta en los pasillos de los tribunales provinciales.

Concretamente la jueza puede llegar a cobrar una indemnización de casi un millón de dólares por haberse trabado con su pié con un cable lo que le produjo una rotura de meniscos. La secuela de esa afección fue traducida en una demanda contra la ART Prevención y contra la Provincia.

Stella Maris Ontiveros es la resarcida por la Segunda Cámara del Trabajo que le dio la razón a su presentación de lo que le pasó el 12 de agosto de 2001 y por lo cual estuvo cinco años de ausencia y justo cuando el tribunal de Enjuiciamiento se disponía a destituirla el 4 de octubre de 2207, ese mismo día se reincorporó a su trabajo.

Lo real es que de los resultados de la sentencia del 15 de octubre que hoy la comidilla de los abogados laboralistas es que el tribunal compuesto por los jueces José Javier Balducci, Jorge Guido Gabutti y Enrique Héctor Catapano dispuso un resarcimiento de 4.638.120,50 de pesos según consta en el fallo del expediente 33.848

Lo curioso es que el expediente está camuflado con las iniciales de la jueza “OSM” y ha sido también disimulado. Los mismos abogados laboralistas que conocen el fallo están alarmados por el monto indemnizatorio ya que aseguran que por una muerte de un empleado mientras cumple con su tarea los resarcimientos van desde los 500 mil pesos a 700 mil pesos.

La sentencia que ha sido apelada por la ART ante la Suprema Corte de Justicia. Dicen los letrados que la Cámara dio esa resolución por tratarse de una jueza y presumen que por el mismo motivo el Alto Tribunal no la modificará.

Para más datos Ontiveros se hizo famosa por su accidente y sus ausencias prolongdas luego del accidente y porque se trata también de la esposa del ex intendente de Luján, el peronista Luis Carral en la década del “™90.

Aquí parte del texto de la sentencia donde se relata el episodio del accidente de trabajo de la jueza Ontiveros.

(…) Precisó que el 12/08/01 aproximadamente a las 13:00 hs se encontraba en su despacho oficial realizando sus tareas y al levantarse del asiento para dirigirse a firmar unos cheques que se encontraban sobre otro pupitre, tropezó y enganchó su pie derecho en los cables del portaenchufes donde se conectan los elementos eléctricos entonces existentes en el edificio de calle San Martín N° 322 donde presta funciones. Expresó que ese elemento de la instalación eléctrica se halla fijado al piso , tiene aproximadamente 26 cm. de largo por 6 cm. de alto y 12 cm de ancho, y es un dispositivo muy conocido por encontrarse en todas las oficinas del citado edificio, del cual parten gran cantidad de conexiones de siete tomas representando por ello un gran peligro y una verdadera trampa oculta bajo los escritorios, sillas y pasillos de tránsito con graves riesgos para las personas que trabajan en las oficinas y en general para cualquiera que por allí transite.

Detalló que al engancharse el pie derecho, con el envión para avanzar girando el cuerpo, se produjo una rotación de su rodilla lo que le provocó la rotura de los meniscos de la pierna derecha configurándose un típico accidente de trabajo previsto por el art 6-1 de la LRT .

Agregó que fue auxiliada en la emergencia por su Secretaria D. Y. y la empleada M.C. sufriendo terribles dolores por más de dos horas sentada en su sillón tratando de culminar algún trabajo y que dio aviso de inmediato a la Oficina de Personal del Poder Judicial teniendo que retirarse con ayuda hacia su domicilio en un taxi porque no podía manejar. Dijo que en horas de la tarde concurrió a su médico personal y que al día siguiente fue revisada por la Médica Oficial del Poder Judicial por cuanto el primero le prescribió reposo y medicación.

Reiteró que el portaenchufes con el que tropezó son dispositivos que están en todo el edificio y constituyen verdaderas trampas que ya han causado otros accidentes similares sin que las demandadas se abocaran a cumplir con las obligaciones que les imponen la Ley de Higiene y Seguridad, ni capacitaran al personal sobre los posibles daños y riesgos, ni dieran intervención a los organismos de control configurándose una verdadera situación de dolo eventual”.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *