28 de Junio de 2017

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

LRT, 20 años despues: y el cuento de la aspirina

hugo_rostagno_perfil

Por Dr. Hugo Francisco Rostagno

Por lo general cuando una persona tiene dolor de cabeza, enseguida se toma una aspirina para aliviarlo. Al otro día le vuelve el dolor de cabeza y nuevamente toma otra aspirina, y así por varios días seguidos.

Pero nunca se pone a pensar en ¿Por qué le duele la cabeza?. Y la cabeza le puede doler a una persona por muchas cosas, puede tener hipertensión o hipotensión, puede doler por una indigestión, por falta de comida, por estrés, por un tumor, un cáncer, etc.

Debemos tener en cuenta que el dolor de cabeza es sólo un síntoma, o sea la consecuencia de algo mas grave que está aconteciendo en el cuerpo de este paciente.

Lo lógico y correcto es que la persona vaya a su médico para que le haga un chequeo y averigue cual es la causa que origina el dolor de cabeza y no se la pase haciendose a si mismo “el cuento de la aspirina”.

O sea averiguar y actuar sobre las causas que lo originan y no sobre las consecuencias. Y eso es, precisamente lo que nos pasa en Argentina en 20 años de vigencia de la LRT: “Nos estamos haciendo el Cuento de la Aspirina”.

Esto que pareciera ser una “verdad de Perogrullo” es exactamente lo que nos pasa en Argentina con el tema de los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales. Y en ese sentido nuestro país, no tiene un dolor de cabeza, tiene un verdadero “cancer”, que está afectando tanto a empleados como empleadores.

Ese cancer es la falta de prevención que hay en algunas empresas y que las ART, “encargadas” de su control, no lo realizan, porque no lo ven o no lo quieren ver, y el Estado que debe controlar a las Empresas tampoco lo hace y nos muestra estadísticas que las deben hacer en el Indec.

 

Personalmente creo que se siguen poniendo parches a la ley, que ya demostró su inutilidad.

La experiencia nos ha demostrado a través  de 20 años y las numerosas reformas de las distintas leyes, mas la cantidad de declaraciones de inconstitucioonalidad, que cada vez, que se aumentaron los montos indemnizatorios, aumentaron los juicios.

Por favor dejémonos de hacernos el “cuento de la aspirina” y que se actúe de una buena vez sobre las causas y no sobre las consecuencias. Y las causas como ya todos sabemos es la falta de prevención, que el Estado, las ART y las Empresas a veces no lo quieren ver.

 

 

Notas relacionadas

11 Comentarios

  1. miguel angel CASADO

    Dr me parece una atinadísima reflexión que, por cierto las ART no tienen en cuenta, diariamente nos encontramos con conflictos de esta naturaleza donde las citadas, antes que buscar la solución rápida al problema del agente, buscan más bien y con ahinco como “zafar” de la responsabilidad. Si tomaran las medidas preventivas que la legislación indica y hasta – diria – el sentido común, otra sería la situación y este comentario del profesional no tendria objeto.

    Responder
  2. fernanda Gallo

    Es verdad Dr. Rostagno, y los colegas que me precedieron.
    Desde la sanción e implementación de la LRT, que se habla de lo mismo.
    De sus falencias, etc.
    No he visto preocupación alguna por parte de la Aseguradoras. que por supuesto son siempre las beneficiadas.
    Saludos

    Responder
    1. Hugo Rostagno

      Gracias, Fernanda, es cierto es muy poca la preocupación por parte de las ART, para mejorar la prevención. Sinceramente espero que el próximo gobierno haga algo al respecto, aunque segun parece no hay mucho interés en eso. Lamentable…

      Responder
  3. Norberto Tscheiller

    Estimado Dr.
    Hace unos años expresé mi opinión sobre las ART. A mi entender solo es un negocio.
    Aplicar la higiene y seguridad no es dificil, hay que eliminar la hipocrecia humana. Eso sí es complicado.Hay que dejar ek mundo de las ideas y pasar al mundo de la acción. El problema es que el virus del dinero está instalado en las mentes humanas. ES para debatir mucho.
    Ing. Norberto Tscheiller
    netscheiller@hotmail.com

    Responder
    1. Hugo Rostagno

      Gracias Ing. Norberto Tscheller:
      Como usted dice no es dificil aplicar la Higiene y Seguridad, debemos eliminar la hipocresia y poner manos a la obra. Es para debatir mucho, pero si los que “entendemos” de esto nos “desentendemos” del problema, seguiremos sembrando en el desierto y la cantidad de herniados de columna (por poner un ejemplo), sigue aumentando en el país y las ART, miran para otro lado. Gracias por su opinión…

      Responder
      1. LORENA

        HOLA HAGO UNA CONSULTA LA ART TOMO LA DENUNCIA DEL SINIESTRO CUANDO ERA POR ENFERMEDAD PROFESIONAL DENUNCIADA POR LA EMPRESA,EL SINDICATO DE GASTRONOMICOS Y POR MI COMO DAMNIFICADA, POR SINDROME DE CERVICOBRACALGIA Y PARECIA MIEMBRO SUPERIOR DERECHO CON RESONANCIA MAGNETICA QUE EN 4 AÑOS PASO DE SER UNA CERVICAL NORMAL A UNA CERVICAL CON RECTIFICACION Y OBSTRUCCION 2-3-4-5 VERTEBRA CON OSTEOFITOS, TENGO 33 AÑOS Y SOY CAMARERA. RECLAME E INICIE EN SUPERINTENDENCIA Y TRAS LA JUNTA MEDICA ME ENCONTRE NUEVAMENTE POR UN ACCIDENTE LABORAL CITADA Y ENTRE EL MEDICO DE ART Y 1 MIEMBRO DE LA SUPERINTENDENCIA,FUE RECHAZADO,LOGICAMENTE NO ERA UN HECHO SUBITO Y VIOLENTO, EL TEMA PRESENTE POR AGRAVIOS Y UN PAR DE ESCRITOS Y LAS DENUNCIAS REALIZADAS A LA ART EN TIEMPO Y FORMA Y AHORA ANTES DEL DICTAMEN ME CITARON PARA OTRA JUNTA MEDICA, CON QUE ME VOY A ENCONTRAR? TENGO CERTIFICADOS DE TODA UNA IMPORTANTE HISTORIA CLINICA QUE FUERON MOSTRANDO EL PORQUE DE MIS SECUELAS INVALIDANTES.

        Responder
  4. Norberto Tscheiller

    Tiene razòn Dr., no hay que bajar los brazos, pero si solo vivimos en el Mundo de las ideas, el mundo de la acciòn se nos vendrà encima. Un saludo afectuoso para Ud. y el equipo

    Responder
    1. Hugo Rostagno

      Estimado Nicolas: Es lamentable, pero es cierto, en estos 20 años sólo hemos avanzado en la mejor atención médica de los Accidentados pero no así en las enfermedades profesionales y menos en la Prevención…

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *