23 de octubre de 2017

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Simple del lunes: “Sacarse la piedra de la mente…”

El otro día, tenía una piedra en el zapato… y no sabía que hacer para sacármela, pero piedra en la mente nunca tuve…

-Precisamente de eso te quiero hablar. Si tienes una piedrita en el zapato, en ese momento todo lo demás que estás pensando se reduce a la nada. Hay una cosa primordial en tu mente que es “sacarte esa piedra del zapato”, e inmediatamente buscas un lugar apropiado para sacarte el zapato y así poder sacar la piedra que te molesta.

Pero sacarte una piedrita del zapato es mas o menos fácil, pero se puede hacer en forma simple, el problema cuando esa supuesta piedrita la tienes “en la mente”. Esa piedrita que en realidad son pensamientos negativos, que están allí y te molestan tanto o más que una piedrita en el zapato, no es tan fácil quitarla. Y eso por supuesto te produce estrés.

 

-Tienes razón, eso me ha sucedido en varias ocasiones. ¿Qué se debe hacer?.

-Tienes que ser consciente de ello y eso parte de la observación de tus pensamientos. Tienes que detenerte a pensar y mirar hacia dentro de ti mismo, lo cual no es fácil. Debes darte cuenta de lo que pasa y como te sientes. No debes juzgarte a ti mismo, sólo debes observarte y apreciar que si sigues pensando de esa forma te estás haciendo un daño porque aumentas tu estrés…

Resultado de imagen para localidad el Zapato de córdoba

El zapato, localidad de Capilla del Monte, Provincia de Córdoba.

-Parece simple de realizar…

-Exacto, “parece” un acto simple de realizar, pero no es fácil. Hay un cúmulo de pensamientos que pugnan por salir, que parecen tener vida propia en forma independiente, que van y vienen, se asocian y se concatenan con otros. En definitiva, nuestros pensamientos van a la deriva, sin ancla. Estos pensamientos que pasan, se quedan o se van están muy ligados a las emociones. Notarás que van en estrecha relación con ciertas reacciones corporales.

Basta como ejemplo, el hecho por todos conocido y que es producto de ciertos pensamientos eróticos que generan emociones asociadas y disparan reacciones corporales, popularmente denominadas “ratonearse”.

 

Sí, conozco eso. Me suele pasar en varias oportunidades, la imaginación me lleva a lugares impensados y me trae sensaciones a veces placenteras o a veces no…

-Bueno, hay que saber dominar esos pensamientos ya sean positivos o negativos. De la observación aprenderemos que los pensamientos generan emociones y reacciones corporales, que si son buenos… bienvenidos sean, pero si son malos es mejor hacerlos a un lado. Siempre pueden existir pensamientos que nos interfieren en todo nuestro quehacer. Pueden ser pequeños, como la piedrita en el zapato, pero de alguna forma nuestra conciencia se identifica totalmente con ellos y durante minutos o a veces horas, estamos tratando de imaginar variantes del problema.

Pero el problema sigue allí, aunque después de darles muchas vueltas en la cabeza, tomamos en cuenta que no eran para preocuparse tanto.

 

-Entonces, ¿Qué debemos hacer?

-Lo importante, es primero conocer el problema que nos aqueja, ver las posibles soluciones y luego tomar la que nos parece mas sensata. Lo que nos ayuda a dimensionar el verdadero problema, que en muchas ocasiones no es tan grande como primeramente pensamos.

 

-A lo mejor ese problema, no es tan importante…

-Por eso es que a veces conviene “parar la pelota” y observarnos a nosotros mismos y lo que estamos pensando en realidad. Cuando esto lo hagamos en forma automática y determinemos que esa manera de ser no nos sirve y solamente nos estamos estresando, actuaremos en forma consciente para disminuirlo, es decir “sacarse la piedrita de la mente…”

Por Dr. Hugo Francisco Rostagno – director Portal Empresalud

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *