28 de Junio de 2017

Kaizen: ¿Se puede utilizar en salud y trabajo?

1.- ¿Que es el “Kaizen”?

Es una estrategia de calidad en la empresa, en el trabajo y en la vida, tanto individual como colectivo. Kaizen es hoy una palabra muy conocida en las empresas y relevante en varios idiomas, ya que se trata de la filosofía asociada al Sistema de Producción Toyota, empresa fabricante de vehículos de origen japonés.

El término Kaizen es relativamente nuevo. De acuerdo a su creador, Masaaki Imai, proviene de dos ideogramas japoneses: “Kai” que significa cambio y “Zen” que quiere decir para mejorar. Así, podemos decir que “Kaizen” es “cambio para mejorar” o “mejoramiento continuo”, como comúnmente se le conoce.

Durante los años 50 del siglo pasado, en Japón, la ocupación de las fuerzas militares estadounidenses trajo consigo expertos en métodos estadísticos de control de procesos que estaban familiarizados con los programas de entrenamiento cuyo propósito era proveer servicios de consultoría a las industrias relacionadas con la Guerra. Estos influyeron muy positivamente en el pueblo y la industria japonesa para mejorar continuamente su capacidad.

1.2. Necesidad de mejorar
Los programas llevados a Japón por los estadounidenses durante la posguerra se convirtieron en instrucción a la industria civil japonesa, en lo referente a métodos de trabajo y control estadístico de procesos, en un momento especial del país, en que todos sentían necesidad de mejorar.
Estos conocimientos metodológicos impartidos principalmente por W. Edwards Deming y Joseph M. Juran, fueron fácilmente asimilados por los japoneses, porque llegaron en el momento justo. Es así como se encontró la inteligencia emocional de la milenaria filosofía de superación de los japoneses con la inteligencia racional de los occidentales y dieron lugar a lo que ahora se conoce como la estrategia de mejora de la calidad o Kaizen.

Por tal razón el Kaizen fija como meta de su estrategia competitiva el logro que significa producir bienes y servicios a los menores costos, con la mejor calidad y el menor tiempo de respuesta.
Lograr ello implica poner en marcha cinco sistemas que son:
El “Just in Time” o Producción Justo a Tiempo.
El “TPM” o Mantenimiento Productivo Total.
El “TQM” o Gestión de Calidad Total.
El despliegue del programa “5 S”.
El sistema de sugerencias.
Son todas iniciativas que hoy encontramos casi en cualquier empresa bien organizada y que si bien se aplican en la producción de bienes o servicios, a veces se olvidan de practicarla también el Prevención de Riesgos del Trabajo.

1.3. Mejora Contínua
Es fundamental que los directivos y técnicos cambien sus paradigmas acerca de la forma en que se desarrollan las labores, los materiales utilizados, la forma de administrar el personal y la forma de comercializar sus obras o servicios.

El Kaizen es un sistema de “mejora continua” que comprende todos los elementos, componentes, procesos, actividades, productos e individuos de una organización incluyendo, por supuesto, la salud de éstos. No importa a qué actividad se dedique la organización, si es privada o pública, y si persigue o no beneficios económicos, siempre debe mejorar su performance a los efectos de hacer un mejor y más eficiente uso de los recursos existentes, logrando satisfacer la mayor cantidad de objetivos posibles.

La “mejora continua” es no sólo necesaria, sino además una obligación permanente del ser humano para consigo mismo y los demás. La “mejora continua” hace a la cultura, ética y disciplina de toda sociedad que piense avanzar y participar en los avances y adelantos de la humanidad.

1.4. Sugerencias para mejorar
Los trabajadores que desarrollan el trabajo ven los defectos, errores y fallos, tiempos perdidos y otras características que necesitan ser cambiadas, aunque suelen callarse. Los trabajadores pueden ser la fuente de muchas mejoras si se les anima a presentar sus ideas. Algunas empresas que estimulan las ideas de los trabajadores han encontrado que se han reducido sus costos y que la calidad ha mejorado. La alta dirección necesita animar a los trabajadores para que hagan sugerencias que logren mejorar continuamente la calidad.

“¡Hoy mejor qué ayer, mañana mejor que hoy!” es la base de la milenaria… Filosofía Kaizen.

El sistema de sugerencias funciona como una parte integral del kaizen orientado al individuo, y hace énfasis en los beneficios de elevar el estado de ánimo mediante la participación positiva de los empleados. No se espera con ello cosechar grandes beneficios económicos de cada sugerencia. La meta primaria es desarrollar empleados con mentalidad kaizen y autodisciplinados que cuando encuentren un sector de posible accidente lo reporten para su arreglo. Cuando los mismos empleados vean que se arregló lo que ellos habían propuesto, se sentirán más satisfechos.
La empresa debe realizar un estudio de cada uno de los trabajadores para determinar dónde está todo el mundo en cuestiones de calidad. Muchos trabajadores no habrán oído la palabra calidad, menos aún conocerán el verdadero significado de la palabra y muchos creerán que ya hacen un trabajo de calidad.

1.5. Diagnóstico y evaluación del problema
Para aplicar el Kaisen en una empresa es imprescindible tener conocimiento de la importancia del problema y su correcta evaluación para definir el punto de partida y a donde se quiere llegar.

Para eso existen medición de costos, calidad, productividad, tiempos de entrega, seguridad y niveles de satisfacción, y verificar que se está midiendo actualmente, que se debe medir. Cómo, dónde, quién, qué, por qué y cuándo.

Se debe hacer un relevamiento de los sistemas de información y control interno a los efectos de confirmar la validez de los datos informados en materia de calidad, costos, y productividad entre otros.

Es aconsejable la aplicación de lo que se denomina las 5 “S”, en forma continua lo que llega a ser muy familiar en las empresas que la practican. Practicar las 5 “S” se ha vuelto algo casi indispensable para cualquier empresa que participa en manufactura o servicios.

Las actividades comprenden: a) Separar todo lo innecesario y eliminarlo, b) Poner en orden los elementos esenciales, de manera que se tenga fácil acceso a éstos, c) Limpiar todo ““herramientas y lugares de trabajo-, removiendo manchas, mugre, desperdicios y erradicando fuentes de suciedad, d) Llevar a cabo una rutina de limpieza y verificación, y e) Estandarizar los cuatro pasos anteriores para constituir un proceso sin fin y de mejora continua.
El Kaizen se puede aplicar no sólo en la guerra y la industria, también se puede aplicar en la salud y sobre todo en la prevención de riesgos del trabajo.

Círculo Vicioso

  • Quien no tiene salud no trabaja
  • Quien no trabaja no produce
  • Para producir hay que hacer prevención
  • Si no se hace prevención la gente se enferma
  • Si la gente se enferma no trabaja
  • Si no se trabaja, no se produce
  • Si no se produce la empresa pierde
  • Si la empresa pierde, perdemos todos


    Es un círculo “vicioso” que ha veces nos se lo ve o no se lo quiere ver

  • 2.- El Kaizen en Salud y Trabajo

    2.1. La salud de la gente que trabaja
    En cualquier ámbito de la empresa, se convive en gran medida con niveles de sustancias en desperdicio, tiempo de trabajo mal utilizado, acciones incorrectas, posturas inadecuadas, riesgos de accidentes de trabajo o enfermedades profesionales, etc. pero también es una actividad signada por las exigencias de productividad y calidad de trabajo, que está sometida a los vaivenes de la economía y las finanzas. Por lo que es esencial que se utilice la filosofía “Kaisen”: “Hoy mejor que ayer, mañana mejor que hoy”.
    Por lo tanto creo, que es un ámbito más que propicio para la aplicación del sistema Kaisen que tiene como objetivo fundamental la mejora continua en todos los aspectos, la satisfacción del cliente externo, pero antes la satisfacción y salud del cliente interno. Éste es la persona que si trabaja con salud, trabajará y se sentirá mejor y la empresa recibirá la satisfacción de tener paulatinamente una reducción de los índices de accidentes, enfermedades profesionales y del ausentismo en general, además de los índices de morbimortalidad. Todo lo que redundará en un beneficio económico para la Empresa.

    2.2. Primer problema: “Quien no tiene salud no trabaja”
    El primer problema que tenemos entre manos en este momento en el tema Salud y Trabajo es precisamente, investigar y conocer ¿si tenemos algún problema?.
    Una de las premisas del Kaisen es averiguar que problema existe y ver si lo podemos resolver. Para ello primero debemos considerar la posibilidad de que si existe o no un problema, porque reconocerlo es la parte fundamental para comenzar. Aunque algunos escépticos, digan lo contrario es indudable que en el país, SI TENEMOS UN PROBLEMA, con el tema de la PREVENCION DE RIESGOS DEL TRABAJO.

    Esto es muy cierto aunque algunos no lo ven o no lo quieren ver. Primero entonces debemos reconocer que en materia de accidentes del trabajo o enfermedades profesionales, existe el problema que año a año van aumentando paulatinamente la cantidad de muertos por esas causas.
    Quien ponga en duda esto no tiene más que visitar la página web de la Super Intendencia de Riesgos del Trabajo. Allí se encontrará con la desagradable sorpresa de que desde el año 2002, hemos ido aumentando año a año, la cantidad de fallecidos por estas causas.

    Entonces; reconozcamos que en Argentina tenemos este grave problema, que debemos resolver entre todos. Ya que existen una serie de condicionantes o factores que determinan que a veces se trabaja en malas condiciones de salud, con deficiencias en la calidad de trabajo, lo que afecta sin duda los tiempos de productividad y tiempos de entrega de materiales o servicios, de cualquier industria. Por eso es preciso conocer y recordar algo tan simple como: “quien no tiene salud no trabaja”.

    Si queremos aplicar el Kaizen en Salud y Trabajo debemos poner fundamentalmente el acento en dos aspectos claves, la calidad del trabajo por parte del personal de la empresa, sean éstos directivos o empleados, en donde un factor fundamental es la salud y por otro lado la calidad del trabajo realizado, muy importante en la productividad de la empresa.

    En Kaizen existe una ley que se denomina la Ley de Heinrich, que formula que de cada 330 accidentes, 300 son accidentes que no producen daño, 29 causan daño menor y 1 tiene graves consecuencias. Y esto es algo que tiene también mucha aplicación de la salud en el trabajo.

    Con el fin de evitar ese accidente grave, deben reducirse tanto el número total de accidentes menores como el número total de accidentes que no producen daño. Los informes de alarma deben presentarse todos los días, y esta herramienta ha fomentado en gran parte una conciencia de seguridad en las empresas. Mensualmente, la administración compila los informes y envía un resumen al personal. Cada departamento debe implementar las medidas preventivas correctas en forma inmediata y rendir informe sobre éstas. Si la solución es más compleja y requiere una mayor cantidad de tiempo, los círculos de calidad de la empresa deben abordar el problema como una labor conjunta

    2.3. Segundo problema: “Cultura de la prevención”
    Debemos reconocer que en general en nuestro país no tenemos Cultura de la Prevención, algo que ya reconocieron el propio Ex Superintendente Verón y el Ministro Tomada en varias oportunidades y que se ve confirmada a diario con la cantidad de accidentes de trabajo.
    Cuando digo país, me estoy refiriendo desde, el obrero o directivo de las empresas, pasando por los profesionales médicos del trabajo, ingenieros de seguridad, ART , legisladores, hasta el estado mismo. O sea que somos todos responsables, y cuando somos “todos responsables”, es igual a decir que nadie es responsable. Y de allí parte precisamente la ideología Kaisen. Todos, absolutamente todos, debemos actuar con esta filosofía, cada uno desde el punto de vista que le toca y desde de su propio puesto de trabajo.

    La falta de “cultura de la prevención”, se puede apreciar a diario, en casi todos los órdenes de la vida. La falta de respeto por la vida de uno mismo y la de los otros ya es moneda corriente, y por su similitud basta apreciar en los medios la cantidad de muertos en las rutas por accidentes automovilísticos, muchos de los cuales se consideran accidentes de trabajo, por ser “in itinere”.

    A nivel de los obreros se puede apreciar, cuando desaprensivamente no quieren usar los elementos de seguridad provistos por las empresas, algo muy común por supuesto, cuando no están debidamente informados.

    A nivel de empresarios, se puede ver, cuando quieren realizar el mínimo de análisis que prescribe la ley en los exámenes médicos, para no realizar un gasto, cuando en realidad es una inversión. En general las empresas que opinan de esta manera son las Pymes, que no tienen bien estudiado el problema, las grandes Empresas ya lo saben e invierten en Prevención. Al respecto es interesante conocer la entrevista que presentamos hace dos ejemplares con el Lic. Lafaye directivo de ARCOR.

    A nivel de los médicos laborales, también se puede apreciar en el desconocimiento de algunos que creen que ser médico de una empresa es sólo hacer control de ausentismo. Con los ingenieros laborales, también existe un grado de responsabilidad, cuando sólo se limitan a señalar las fallas que encuentran pero no controlan la realización de las mejoras.

    A nivel de los legisladores, es evidente la falta de “cultura de la prevención”, en varios aspectos, ya han pasado casi doce años de la LRT, que necesita imperiosamente un mejoramiento y no se debate todavía el tema. El desconocimiento del legislador es tal, que llegan a prohibir por ley, exámenes médicos que correctamente se pedían para conocer el estado de salud del individuo que comienza a trabajar, para relacionarlo con la tarea que se propone hacer. Algo imprescindible en la buena práctica de la Medicina del Trabajo. Para mayores datos se remite a la nota de tapa de nuestro ejemplar anterior, ver la ley de CHAGAS
    A nivel de las ART, ya es por todos conocido que no cumplen en la gran mayoría de los casos, con los deberes preventivos que deben realizar, por ejemplo los Exámenes Médicos Periódicos. Quien tenga dudas de esto también puede entrar en la pagina web de la Superintendencia, ir al apartado SIEDART y buscar el indicador B1, verá desconcertado que las ART incumplen con sus deberes en alrededor de 70 u 80 % de los casos. Entonces: ¿De que prevención estamos hablando?

    Cinco “S”
    Aplicar las Cinco “S” significa desarrollar los siguientes cinco pasos que comienzan con “s” en el idioma japonés, y que se puede traducir de la siguiente manera:

    1.- Sentido de la utilización: Separar lo necesario de lo innecesario. De tal forma muchos componentes que estorban las actividades y movimientos serán separados.

    2.- Sentido de la ordenación: Los elementos o materiales que se utilizan deberán ordenarse metódicamente, de tal forma de evitar accidentes, controlar la cantidad de material existente y poder tanto ubicar dicho material como así también desplazarlo.

    3.-
    Sentido de la limpieza: Proceder a la limpieza del espacio físico y de las herramientas y maquinarias. Con ello se mejorará la seguridad, y la duración y mantenimiento de las mismas y se evitará el estres.

    4.- Sentido de la salud: Disciplina de los obreros, para contribuir a su seguridad, y evitar enfermedades, tales como utilización de cascos, protectores visuales, zapatos con protección, entre otras.

    5.- Sentido de autodisciplina: Sistematicidad mediante la aplicación metódica de los anteriores pasos, en forma coveniente

    2.4. Tercer problema: “Reconocer la necesidad de mejorar”
    El punto de partida para el mejoramiento de la Salud y Seguridad es reconocer la necesidad de hacerlo. Si no se reconoce ningún problema, tampoco se reconoce la necesidad de mejorarlo. La complacencia es el archí enemigo del Kaizen.

    La metodología Kaizen enfatiza el reconocimiento del problema y proporciona pistas para su identificación y procedimientos para su resolución. El mejoramiento alcanza nuevas alturas con cada problema que se resuelve.
    Por eso, debemos preguntarnos:¿En Argentina en Prevención de Riesgos del Trabajo, tenemos algún problema?, ¿Está todo bien?, ¿Tenemos algo que mejorar?, ¿Hay muchos accidentados?, ¿Hay muchos fallecidos por esas causas?. Les dejo las respuestas para el lector.
    También en forma particular en cada empresa debemos considerar distintos aspectos en prevención de riesgos del trabajo:
    -En esta Empresa ¿Se hacen los Exámenes de Ingreso?
    -¿Se hacen los estudios necesarios y correctos que dice la ley?
    -¿Se realizan los Exámenes Periódicos?
    -¿Quién los hace? ¿La ART o la Empresa?
    -¿En la Empresa conocen que son solidariamente responsables?
    -¿Cuándo hay una accidente se estudian las causas que lo produjeron?
    -¿Y en el caso de las Enfermedades Profesionales que se hace?
    -¿Qué riesgos hay en la Empresa?
    -¿Los directivos los conocen?,¿los empleados los conocen?, ¿saben como prevenirlos?
    En fin son muchas las preguntas que nos podemos realizar, y que cada uno en su caso podrá analizar para aplicar la mejoría necesaria

    “Si no se reconoce ningún problema -dice Masaaki Imai-
    tampoco se reconoce la necesidad de mejoramiento. La complacencia es el peor enemigo del Kaizen” .

    2.5. Cuarto problema: “Decisión de mejorar”
    Habiendo reconocido los problemas anteriores, creo que el lector estará de acuerdo conmigo, que hay que encarar el tema y tener amplia decisión de mejorar. Allí también fallamos los argentinos, todos reconocemos los problemas anteriores, pero no tomamos individual o colectivamente la decisión de mejorar, en eso es evidente que nuestra mentalidad no es igual a la de los japoneses.
    No existe prácticamente decisión de realizar algo positivo para mejorar las cosas. Solamente hay datos aislados, cosas imprecisas, por ejemplo nadie sabe como será la nueva ley que se viene, y actúan pensando en su bolsillo y no en la salud de la gente que trabaja; por la incertidumbre existente hace mas de dos años, algunas ART actúan realizando algunas acciones preventivas incompletas; algunas empresas actúan por su cuenta haciendo lo mejor que pueden, tratando de mejorar su posición económica sin arriesgar mucho, porque no hay directivas correctas, la incertidumbre es total.
    Los empresarios, no saben que se debe y no se debe hacer, los controles de las ART prácticamente no existen.
    Desde hace doce años trasladamos el viejo problema que “nadie controla a su propio cliente”, por que si lo hace lo perderá.

    Todo es así por que no tenemos en cuenta que “el hombre es el recurso más importante de la organización”. Así estamos los argentinos, en el tema Prevención de Riesgos del Trabajo, así nos va.

    Bibliografía
    “¢ Kaizen – Masaaki Imai – Editorial CECSA -1989
    “¢ Cómo implementar el Kaizen en el sitio de trabajo – Masaaki Imai/MacGraw Hill – 1998
    “¢ Gestión por procesos – José A. Pérez / Fernández de Velasco ESIC – 1996
    “¢ El éxito empresarial – L. Ribeiro – Urano – 1997
    “¢ Kaizen – Mauricio Lefcovich – www.gestiopolis.com – 2004
    “¢ Seis Sigma ““ Hacia un nuevo paradigma en gestión
    “¢ Mauricio Lefcovich ““ www.sht.com.ar

    Notas relacionadas

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *