14 de diciembre de 2017

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

“Quien compra un taladro, en realidad no quiere comprar un Taladro”

Quien compra un taladro, en realidad lo que quiere es hacer un agujero.

Por eso, si quieres “vender taladros”, tendrás que hacer una campaña publicitaria con información sobre “Cómo Hacer Agujeros”. Lo anterior que parece una tontería, en realidad no lo es y tiene mucho que ver con la Prevención de Riesgos del Trabajo.

En Prevención de Riesgos del Trabajo, no vendemos taladros, “vendemos prevención”, y claro como es un intangible no se ve. El taladro sí.

Los prevencionistas sólo queremos “hacer agujeros”, es decir “prevención para cuidar la salud de la gente que trabaja”. Casi todos saben lo que se debe hacer para prevenir accidentes y enfermedades profesionales en determinado lugar pero, a veces, no lo hacen. Es decir tienen el “taladro” arrumbado en la estantería y no lo usan.

Que el taladro no se use, siguiendo con el ejemplo, solamente tendrá la consecuencia que el “agujero”, no se realice.

Pero que la Prevención de Riesgos del Trabajo no se haga, tendrá un resultado muy distinto y que puede ser nefasto. Es muy posible que se produzcan accidentes o enfermedades profesionales y posteriormente los consecuentes “juicios laborales”.

Para ser mas simple: Si en una empresa hay falta de prevención, habrá mayor cantidad de accidentes o enfermedades profesionales y esto traerá mayor litigiosidad.

Pero los Argentinos en este tipo de cosas siempre empezamos por atrás, así tenemos empresarios y directivos de ART y SRT, que se quejan por la elevada litigiosidad, pero no se preocupan de hacer la debida Prevención de Riesgos del Trabajo, que por ley deben realizar para que no ocurra la siniestralidad con su posterior litigiosidad, de la cual se quejan.

Esto, que en los países desarrollados lo tienen bien implementado, porque tienen bien estudiado los costos de la NO prevención, en Argentina brilla por su ausencia.

Entonces tenemos que aprender a hacer agujeros y para ello debemos tener un taladro, mas la persona que lo realiza y los elementos de seguridad correspondientes y cumplir con la prevención indicada por ley y no tendríamos que estar lidiando con la gran siniestralidad y la gran litigiosidad que tenemos hoy.

Esto, que es una verdad irrefutable, no parece ser entendida por los argentinos en general. Así nos va.

Hasta la próxima.

El director.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *