Toxicología laboral

Nuestra legislación reconoce menos de un centenar de tóxicos laborales, mientras que la OIT asegura que son más de dos mil las sustancias tóxicas que se utilizan en las industrias.

Por Dr. Hugo Francisco Rostagno
director@empresaludng.com.ar

El ser humano se halla expuesto a causa de sus actividades profesionales a muchas sustancias toxicas que a veces conoce y a veces no. Por eso mismo el conocimiento y prevención de sus efectos tóxicos pueden jugar un papel importante en su salud o favorecer el desarrollo de muchas afecciones. El progreso de los conocimientos en el terreno de la toxicología, especialmente el de los riesgos para la salud relacionados con la exposición a las sustancias tóxicas presentes en el medio industrial y en el ambiente general, hace que hoy quien quiera conocer los riesgos a que está expuesto en su lugar de trabajo, lo pueda hacer sin mayores inconvenientes.

1) Toxicología
La Toxicología es la ciencia que estudia los tóxicos o venenos. Es una rama de la medicina que estudia los efectos de las toxinas o venenos vegetales, animales y minerales, tanto como tratamiento o intoxicación. Normalmente se considera una rama de la farmacología o de la medicina legal que estudia la manera en que los venenos naturales o los fabricados por el hombre producen efectos nocivos en los organismos vivos.

Es el estudio de las sustancias físicas y químicas y las lesiones que causan a las células vivientes. Los efectos nocivos o perjudiciales son aquellos que atentan contra la supervivencia o la función normal del individuo.

Uno de los objetos de los estudios clínicos y experimentales en toxicología es definir la capacidad de las sustancias para producir efectos perjudiciales, medir y analizar las dosis con las cuales se presenta toxicidad y valorar la probabilidad de que la lesión o enfermedad se presente bajo condiciones específicas de uso.

Es importante distinguir entre toxicidad y riesgo. Una sustancia química muy tóxica que se encuentra en un envase sellado en un estante posee toxicidad inherente, pero no representa riesgo alguno. Cuando alguien saca la sustancia química del estante y la utiliza para trabajar en un espacio cerrado y sin la protección adecuada, el riesgo se vuelve mayor. Por lo tanto es la manera de utilizarla la que determina lo peligroso de una sustancia en el sitio de trabajo.

Clasificación de las sustancias toxicas

Según el estado físico de la sustancia:
Las diferentes sustancias químicas que pueden producir toxicidad que afecte la salud del hombre, pueden ser polvos, como el sílice, el cemento o fibras como el asbestos, líquidos como el mercurio, los ácidos o sólidos como los plásticos.

Según el medio en que se encuentran:
También tiene importancia el medio en que se encuentra una sustancia tóxica, por ejemplo los óxidos de nitrógeno en el aire, en los escapes de los vehículos, otros pueden estar en el agua y aún en los alimentos.

Lesión que ocasionan:
Se los puede conocer como nefrotóxicos cuando actúan con toxicidad a nivel de riñón, hepatotóxicos cuando actúan a nivel del hígado. También hay tóxicos a nivel dérmico y a nivel intestinal. Y hay tóxicos denominados asfixiantes, porque actúan a nivel pulmonar desabasteciendo de oxígeno a los tejidos

 

 

2) Toxicología laboral
Es un sector de la toxicología que estudia los productos químicos tóxicos usados en la industria. Trata de la identificación, análisis, mecanismo de acción, metabolismo, interacción, tratamiento y prevención de los tóxicos usados en la industria. Tiene como fin la prevención de lesiones tóxicas en el organismo humano y sus consiguientes alteraciones de la salud.

Muchas de las sustancias químicas a las que el ser humano se halla expuesto a causa de sus actividades profesionales pueden jugar un papel importante o favorecer el desarrollo de muchas afecciones.

Además muchas enfermedades pueden desencadenarse, favorecerse o agravarse a causa de un tóxico industrial, tales como la bronquitis aguda o crónica, el asma, la alveolitis, diversos tipos de cáncer, la hepatitis aguda, la nefritis intersticial, la demencia precoz, la polineuritis, los trastornos de la reproducción, etc. De aquí la importancia de la anamnesis profesional para el exacto conocimiento de la afección.

Tipos de intoxicación
Las intoxicaciones que se pueden producir en una persona que está trabajando con sustancias químicas tóxicas, pueden ser agudas, subagudas y crónicas. Las agudas son rápidas y de corta duración, pueden evolucionar hacia la muerte o la curación, un ejemplo de esto es la mezcla de metano e hidrógeno sulfurado, que pueden existir en las cámaras sépticas o pozos negros que pueden afectar al obrero en cuestión de minutos. Las crónicas, son de larga duración pueden llevar años acumulando el tóxico en el organismo, el ejemplo clásico de esto es el saturnismo, que es la intoxicación con plomo, típica de los trabajadores de baterías de autos o anteriormente en los diarios con las letras de plomo. Las subagudas es una combinación de ambas.

Vías de entrada
El organismo humano tiene como vías de entrada, la vía inhalatoria, la vía digestiva, la vía cutánea y la vía ocular.

  • La vía inhalatoria:
    Se realiza a través de la respiración teniendo como órgano principal al pulmón, es la más importante. Cuando un tóxico entra al organismo depositándose en los pulmones, podemos tener desde una simple inflamación o irritación, hasta una fibrosis o tumor maligno, que puede llevar a la muerte. La vía mas frecuente de exposición profesional es la absorción pulmonar. Las sustancias gaseosas o volátiles se inhalan y absorben a través del epitelio pulmonar y las mucosas del aparato respiratorio. El acceso a la circulación sanguínea es rápido debido a que la superficie pulmonar es grande y el flujo sanguíneo también.

  • La vía digestiva:
    Es la de menor importancia ya que es difícil ingerir un gas o un vapor, no obstante es aconsejable no comer ni fumar en lugares en proximidad a un tóxico. La mayor parte de las sustancias tóxicas se absorben en el intestino delgado. Los jugos gástricos a veces modifican algunas sustancias tóxicas, por ejemplo, la acidez del estómago puede liberar los productos de cianuro y formar gas de hidrógeno de cianuro que es aún más tóxico.

  • La vía cutánea:
    Ocurre a través de la piel. Muchas sustancias tóxicas pasan a través de la piel intacta o con heridas. La cantidad de absorción cutánea por lo general es proporcional a la superficie de contacto y a la liposolubilidad del tóxico. La piel en realidad es una barrera que primero rechaza el tóxico, pero a veces se produce una dermatitis y el tóxico penetra en la piel y pasa a la sangre, es lo que ocurre cuando se trabaja con las anilinas, el parathion y los insecticidas organofosforados.

  • La vía ocular:
    El ojo también es un sitio de fácil entrada para los tóxicos. Cuando las sustancias químicas entran al organismo por la conjuntiva evitan la eliminación hepática y pueden causar toxicidad sistémica grave. Es lo que pasa cuando se reciben organofosforados por accidente.

Tóxicos en el mundo
En el contexto internacional, las políticas y acciones destinadas al control de riesgos químicos, se ha venido intensificando en las últimas décadas. Gran parte de dicha labor, fue estimulada ó iniciada con la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Medio Humano, celebrada en Estocolmo en 1972.

El Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, PNUMA, resultante de la Conferencia de Estocolmo, encaró el establecimiento del Registro Internacional de Productos Químicos Potencialmente Tóxicos (RIPQPT).

A partir de las recomendaciones de la Conferencia de Estocolmo, la OMS desarrolló el Programa de Criterios de Salud Ambiental, que posteriormente generó el Programa Internacional de Seguridad de las Sustancias Químicas (IPCS), en el cual interactúan entidades como: OMS, PNUMA y Organización Internacional del Trabajo.

La OIT, en su labor de promoción de la Seguridad Química, ha impulsado el Programa del Centro de Información sobre Seguridad e Higiene del Trabajo (CIS) y ha desarrollado entre otros los Convenios No. 170, en 1990, sobre Seguridad de Sustancias Químicas en el lugar de Trabajo y el No. 174 respecto a la Prevención de Accidentes Industriales en 1993.

Cada país debería asegurar que se establezcan centros para organizar la recolección, el filtrado y la difusión de información para su uso durante la planificación y la respuesta a emergencias químicas. Éstos podrían incluir centros de información especializada.

En muchos países existen centros de información toxicológica a nivel local, regional y nacional que proporcionan la información necesaria para la respuesta del sector salud a las emergencias químicas. Además, en muchos países de alta producción química, o con grandes volúmenes de agentes químicos en tránsito se ha considerado necesario el establecimiento de centros que den la respuesta adecuada a las emergencias químicas.

La industria tiene la responsabilidad preponderante de proporcionar información confiable sobre los agentes químicos que almacena, maneja, reprocesa, manufactura y distribuye, o que utiliza de otra manera en el lugar de trabajo. La industria debe asegurar que se disponga fácilmente de la información necesaria para la planificación y la respuesta a emergencias y que ésta sea proporcionada a los servicios de emergencia, así como a los centros de información especializada, cuando sea apropiado. Esto incluye información sobre la composición, las propiedades toxicológicas, y otras propiedades relevantes.

Tóxicos en Argentina
En la pagina web de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo, encontramos rápidamente información en PREVENTOX, que es un CENTRO DE INFORMACION Y ASESORAMIENTO EN TOXICOLOGIA LABORAL y la forma mas apropiada para realizar la prevención de los distintos riesgos toxicológicos existentes en el medio laboral.

Allí con buen criterio se nos señala que no existe actividad industrial, o rural, donde un metal, un compuesto inorgánico u orgánico no esté presente ya sea en forma líquida, gaseosa, pulverulenta, etc. De esta manera el trabajador se ve expuesto a sustancias químicas peligrosas que son capaces de originar un accidente (intoxicación aguda) o bien, por medio del contacto reiterado a pequeñas cantidades, la ocurrencia de una Enfermedad Profesional.

El médico especializado en Salud Ocupacional, tiene la obligación de conocer estos riesgos, debe saber diagnosticar precozmente la ocurrencia de enfermedades, debe adelantarse a dicha ocurrencia vigilando activamente la salud de los trabajadores.

Los encargados de la Higiene y la Seguridad (Ingenieros, Técnicos, Encargados, Higienistas, etc.) tienen la obligación de conocer dichos riesgos con el fin de suprimir o minimizar la exposición del trabajador. El empresario tiene también la obligación de conocer que compuestos tóxicos se utilizan en su industria con el fin de anticiparse a los riesgos.

Las aseguradoras (ART), a su vez, deben conocer las sustancias tóxicas a que pueden estar expuestos los trabajadores para asesorar adecuadamente en prevención y realizar los exámenes médicos periódicos correspondientes.

El trabajador tiene el derecho de conocer los riesgos a los que está sometido cuando utiliza o manipula determinado compuesto, debiendo exigir el cumplimiento de todas las medidas de higiene y seguridad y de control médico, con la finalidad de evitar el deterioro de su salud.

Prevención
A modo general podemos decir que se deben usar equipos de protección individual, o EPI, solamente en último término, cuando las técnicas generales de prevención se consideren insuficientes.

Se entiende como Equipo de Protección Individual, cualquier elemento destinado a ser llevado o mantenido por la persona que trabaja para protegerlo de uno o varios de los riesgos que pueden amenazar su seguridad y su salud en el trabajo.

Entre los muchos equipos que existen se deberán tener en cuenta los protectores de ojos y cara, como las gafas en sus distintos tipos, las pantallas faciales y las mascarillas.

Es muy importante tener en cuenta los protectores de manos y brazos, por la salpicaduras de algún toxico que puede producir daños a nivel de la piel. Entre ellos se puede citar, guantes especiales para protección de las agresiones químicas, que pueden proteger las manos o ser mas largos y proteger los brazos.

En cuanto a protección de los pies y las piernas, pueden ser zapatos bajos, semibotas o botas de seguridad. Lo normal y correcto es calzado para ser desabrochado rápidamente.

Protectores corporales, tales como delantales de protección y equipos o vestidos de protección especial contra la proyección de elementos químicos. Equipos antipolvos, y antigás. También protectores del tronco y abdomen tales como chalecos, chaquetas y delantales de protección contra agresiones químicas.

En cada caso en particular se tendrá el cuenta el tipo de elemento químico que produzca el riesgo y cuales son los elementos de protección necesarios.

Por eso es bueno conocer con que sustancia se trabaja, por que es sabido que el riesgo mayor es el que se desconoce.


Bibliografía:
Toxicología industrial e intoxicaciones profesionales Robert R. Lauwerys
"Toxicología Laboral: Criterios para la vigilancia de los trabajadores expuestos a sustancias químicas peligrosas" de Nelson Albiano.
ATSDR (Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU.)
NIOSH Instituto Nacional para la Seguridad y la Salud Ocupacionales
MANUAL DE TOXICOLOGÍA.- Klaasen, C.D. y Watkins III, J.B.- McGraw-Hill Interamericana

PREVENTOX
La Superintendencia de Riesgos del Trabajo, creó, PREVENTOX, Centro de Información y Asesoramiento en Toxicología Laboral, que, en forma gratuita, está abierto a la consulta de todos los sectores de la comunidad con el fin de evacuar las dudas que sobre el riesgo de exposición a sustancias químicas peligrosas o tóxicos, ocurre en ocasión del trabajo. También elaboró un texto de Toxicología Laboral por el profesor Nelson Albiano que se denomina: "Toxicología Laboral: Criterios para la vigilancia de los trabajadores expuestos a sustancias químicas peligrosas", que se puede consultar por Internet. Sin duda una importante iniciativa de la SRT, digna de aplaudir.




Terminos “tóxicos”
Toxicidad es un término que se emplea para describir la naturaleza de los efectos perjudiciales producidos y las condiciones necesarias para su producción.

El toxico se relaciona con los efectos venenosos o mortales en el cuerpo

El término toxina hace referencia a sustancias tóxicas producidas naturalmente

Un síntoma tóxico es toda sensación o signo que indica la presencia de un veneno en el sistema.

El término efecto tóxico hace referencia a los efectos en la salud debido a la exposición a una sustancia tóxica.

La dosis es la cantidad real de una sustancia química que ingresa al cuerpo.

La dosis umbral sugiere que debe existir una dosis o nivel de exposición por debajo del cual no se observan efectos nocivos o perjudiciales en una población.

La susceptibilidad individual describe las diferencias entre las personas, ya que algunas personas son más vulnerables que otras a ciertas afecciones de la salud.

La toxicología industrial estudia la protección de los trabajadores con sustancias tóxicas y hace su ambiente de trabajo más seguro.

Las enfermedades ocupacionales causadas por sustancias químicas industriales producen aproximadamente 50,000 a 70,000 muertes cada año en los EE.UU.



Recomendable: Manual de toxicología
Autores:
Casarett y Doul Mc Graw Hill

En este texto con un gran sentido didáctico se hace una separación de enfoques, distinguiendo por un lado el daño orgánico (respuestas tóxicas) y el potencial patógeno de la sustancia (efectos tóxicos). En el primer caso con una introducción fisiológica de los sistemas vulnerables en la que se ha logrado el máximo resumen con la mayor claridad y en el segundo, con una acertada selección de agentes (plaguicidas, metales, disolventes, vapores y sustancias vegetales y animales) y con otra característica, consistente en la inclusión de agentes no estrictamente tóxicos (como el asbesto, contaminante que da lugar a una importante y compleja patología, está encuadrado en el amplio capítulo de las Neumoconiosis por exigencias radiológicas y de exploración de alta especialización).

Además de lo anterior, el libro tiene otras tres Unidades dedicadas respectivamente a la Toxicidad no dirigida a órgano (carcinogénesis, toxicología genética y toxicología del desarrollo), a la Toxicología Ambiental (contaminación aérea y toxicología acuática y terrestre) y a las aplicaciones de la Toxicología (de los alimentos, clínica y forense).

shadow