La película que no hay que dejar de ver: "Una Creación del Señor"

 Compartir:

 Ver más sobre:

Una historia verídica de un médico, el Dr. Alfred Blalock (Alan Rickman), y su asistente de laboratorio, Vivien Thomas (Mos Def), quienes juntos comienzan una larga investigación para darle rumbo a la cirugía cardíaca, hasta ese momento nunca practicada. Su objetivo era lograr una cura para una enfermedad causada por defectos cianóticos llamada "Tetralogía de Fallot". Estos defectos son anomalías en las que la sangre que se bombea hacia el cuerpo tiene menos oxígeno que lo normal, esto produce un color azulado en el cuerpo y por eso a los bebés con cianosis se los llama "bebés azules". El resultado de la investigación cambia para siempre la historia de la medicina y la de millones de personas que tuvieron la suerte de nacer después de que estos dos hombres se animaran a llevar a la práctica su teoría.

La película no es sólo eso, también nos muestra el contexto en el que vivían ellos dos y las desigualdades a las que estaban atados, a pesar de pasar tantas horas en un mismo lugar y dedicándose a lo mismo. Uno de ellos es blanco, rico y médico cirujano recibido; el otro es negro, pobre y carpintero, sin embargo, ninguno de los dos hubiera logrado el objetivo sino hubiesen trabajado juntos.

En suma una película para no perdérsela sobre todo aquellos a quienes les gusta la historia de la medicina.

 

Protagonistas. Aspectos biográficos

El maestro: Alfred Blalock
(5 abril 1899-15 septiembre 1964) Es el cirujano-jefe, profesor e investigador, de origen norteamericano. Famoso por la operación Blalock-Taussig, empleada en el tratamiento quirúrgico de la tetralogía de Fallot, vulgarmente conocida como síndrome del bebé azul.

Blalock se graduó en la Johns Hopkins (1922), donde conoció al profesor Halsted. En 1925, se traslado a la Universidad de Vanderbilt en la que fue nombrado encargado del laboratorio de investigación quirúrgica. En él conoció al otro protagonista de la historia, Vivian Thomas, que inicialmente trabajó como mozo encargado de la limpieza del laboratorio y más tarde como ayudante de investigación experimental. Allí y trabajando sobre el shock, nació la interacción entre Alfred Blalock y Vivian Thomas motivo de este artículo.

Blalock diseñó teóricamente la operación, pero fue Thomas quien perfeccionó la técnica quirúrgica en el laboratorio y guió a Blalock durante el procedimiento. La primera operación Blalock-Taussig fue realizada con éxito el 29 de noviembre de 1944 sobre Eileen Saxon. Se inició así la cirugía pediátrica del corazón. Con ella la institución (Johns Hopkins) alcanzó mayor renombre internacional y Blalock y su equipo (que no incluía a Thomas) numerosos galardones.

El discípulo: Vivien Theodore Thomas
(29 agosto 1910 - 26 noviembre 1985) De origen afro-americano, fue el técnico quirúrgico-ayudante del profesor Blalock, primero en Vanderbilt, Nashville (Tennessee), y después en Johns Hopkins, Baltimore (Maryland).

Era hijo de una familia humilde (su padre era carpintero), sin formación universitaria. Luchando en un ambiente hostil de pobreza y racismo, logró ser un pionero de la cirugía cardiaca. Ayudó a desarrollar el procedimiento para tratar el síndrome del bebé azul en los años 40. Thomas sólo tuvo estudios secundarios y aunque intentó estudiar Medicina, la Gran Depresión americana le obligó a olvidar su sueño y ponerse a trabajar.

Thomas demostró una extraordinaria aptitud para la experimentación y una destreza quirúrgica e inventiva poco común. Blalock consciente de ello le otorgó libertad en los proyectos, de forma que así disponía de más tiempo para las actividades clínicas y docentes. En ese ambiente se desarrolló un respeto y admiración mutua, forjándose una íntima relación profesional. Sin embargo, fuera del laboratorio mantuvieron la distancia social dictada por los tiempos, el racismo y la segregación racial era la norma.

shadow