25 de febrero de 2018

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Los riesgos del Fosforo

2. ¿Donde se utiliza?

Se utiliza en la fabricación de explosivos, productos incendiarios y bombas de humo. También en la fabricación de fertilizantes y rodenticidas, (extinción de roedores).

3. ¿Que riesgos tiene?

Además del riesgo lógico de incendio, puede producir dermatitis aguda irritativa, osteomalacia o necrosis del maxilar inferior. La intoxicación aguda por fósforo blanco es una grave enfermedad que puede ocurrir como resultado de su ingestión, bien sea accidental o por motivos suicidas. La acción principal parece estar concentrada sobre el aparato digestivo, el hígado y los riñones.

En la toxicidad crónica, el peligro radica en la volatilización o combustión del fósforo durante el curso de su producción o manipulación, y la consiguiente inhalación por parte de los obreros. La manifestación más importante de la intoxicación crónica por fósforo es la osteomielitis de los maxilares, más frecuentemente de la mandíbula, que fue descubierta en las personas que fabricaban las cerillas.

4. ¿Como se previenen?

-La prevención de los riesgos del fósforo estará orientada a evitar la posible exposición a humos que se liberen del fósforo blanco.

-En razón de su inflamabilidad en el aire, el fósforo blanco debe estar cubierto totalmente con agua.

-Deberá existir una ventilación general en todas las áreas de trabajo.

-Este producto deberá almacenarse en lugar fresco, bien ventilado, aislado de cualquier otro agente alquilante.

-En el control médico de ingreso, se deberá hacer especial hincapié en la buena salud bucal. A la menor sospecha de lesión en los maxilares, el trabajador debe ser retirado del área de exposición potencial.

Historia: El Fosforo y la Odontología

El fósforo como elemento se obtuvo por primera vez a partir de productos animales, especialmente a partir de los huesos, en la primera parte del siglo XIX. Su utilidad para las cerillas se vislumbró rápidamente, lo que determinó un aumento muy grande en la demanda de este producto.

Poco tiempo después, entre las personas que manipulaban el fósforo, comenzó a aparecer una grave enfermedad. Fue descubierta por un odontólogo, que comenzó a tener varios pacientes que trabajaban en el mismo lugar, todos con necrosis del maxilar. Esta enfermedad, grave y capaz de desfigurar el rostro, era mortal en un 20 por ciento de los casos.

Pronto se tomaron las medidas adecuadas y se sustituyó el primitivo fósforo blanco con el fósforo rojo y el relativamente seguro sesquisulfuro de fósforo, que es el que se usa actualmente en las cerillas.

 

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *