13 de abril de 2021

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Los riesgos del Amoníaco

¿Dónde se utiliza?

El amoníaco es una fuente importante de varios compuestos nitrogenados.

Se emplea en la preparación de soluciones acuosas utilizadas en la industria química, farmacéutica y en medicina y en la agricultura. Se utilizan también grandes cantidades de este producto en la producción de sulfato y nitrato amónicos que son productos empleados como fertilizantes y para abonar la tierra.

Además el amoníaco se utiliza en refrigeración para producir temperaturas por debajo del punto de congelación y para la producción de hielo artificial.

¿Qué riesgos tiene?
La intoxicación industrial es, generalmente, aguda, aunque en forma menos frecuente se produce una intoxicación crónica.

Las salpicaduras de agua amoniacal en los ojos son sumamente peligrosas, por que pueden ocasionar perforación de la cornea e incluso la destrucción del globo ocular.

Durante la síntesis se desprenden cantidades considerables de amoníaco; estos desprendimientos a la atmósfera pueden alcanzar limites explosivos.

Pero los riegos más importantes de este producto, son los efectos irritantes que afectan especialmente al tracto respiratorio alto y, cuando se encuentra en grandes concentraciones, afecta al sistema nervioso central, produciendo espasmos.

¿Cómo se previenen?
El proceso de producción debe instalarse al aire libre y con distancias de seguridad frente a otros equipos, porque se caracteriza por un elevado riesgo de incendio y de explosión.

En orden a la prevención de los escapes de amoníaco, los envases y depósitos estarán fabricados con materias que no puedan ser afectadas por las altas presiones y que soporte la corrosión. El amoníaco líquido es almacenado y transportado a baja presión en cilindros de acero o camiones cisternas.

La corrosión de los sistemas de refrigeración puede reducirse utilizando como refrigerador aire en lugar de agua.

Todas las áreas de la fábrica estarán equipadas con extractores locales de aire, además de la ventilación general y dispositivos de alarma.

Los trabajadores usarán equipos de protección respiratoria con filtros y con equipos de absorción de monóxido de carbono, sulfuro de hidrógeno y amoníaco.

Deben tomarse medidas adecuadas para la prevención de explosiones y lucha contra incendios.

 

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *