26 de Marzo de 2017

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

La compañía de fertilizantes de Texas no siguió el protocolo de seguridad

Una persona familiarizada con las operaciones del DHS ha asegurado que la empresa dueña de la fábrica, West Fertilizer, no informó a la agencia gubernamental sobre el peligro potencial del fertilizante como hubiese debido puesto. Las fábricas y los almacenes de fertilizantes deben informar al DHS cuando acumulan 180 kilogramos o más de nitrato de amonio. Los documentos presentados este año ante el Departamento de Servicios Sanitarios del estado de Texas, que no fueron compartidos con el DHS, muestran que el año pasado se almacenaron en la planta 270 toneladas de dicha sustancia.

Un problema de comunicación

El congresista republicano Bennie Thompson, así como varios expertos de seguridad cuestionaron ayer si la paralización de la regulación pudo contribuir al desastre. “Parece que este fabricante estaba fuera del radar”, explica Thompson en un comunicado. “Se sabía que esta instalación almacenaba una cantidad de productos químicos por encima del umbral fijado por las Normas Antiterroristas para las Instalación de Plantas Químicas (CFATS, por sus siglas en inglés). Sin embargo, entendemos que el DHS no supo de la existencia de la fábrica hasta que ésta explotó”, añadió.

Desde la compañía no han querido contestar a las preguntas de los periodistas. El viernes, el dueño de la planta, Donald Adair, difundió un comunicado en el que lamentaba el incidente e informaba de que West Fertilizer no efectuaría más comentarios mientras continuasen las investigadores para averiguar las causas de la explosión. “Está tragedia continuará hiriendo profundamente a las generaciones venideras”, lamentaba Adair en el comunicado.

El no haber informado debidamente sobre las cantidades almacenadas de nitrato de amonio puede hacer que el DHS multe o cierre las plantas de fertilizantes, según explica una persona que conoce el sistema de control de la agencia gubernamental. A pesar de que el DHS tiene autoridad para llevar a cabo inspecciones en las instalaciones, cuenta con un presupuesto muy pequeño para ello y sólo un “pequeño número” de auditores sobre el terreno, según la fuente.

Las empresas son las responsables de comunicar las cantidades de nitrato de amonio y de otras sustancias químicas que almacenan al DHS, que se encarga de ayudar a medir los riesgos en las fábricas y de elaborar los planes de seguridad y protección. Dado que la agencia nunca recibió ningún informe de la compañía West Fertilizer, la fábrica de Texas no estaba siendo controlada por el DHS bajo la ley CFATS, diseñada para evitar el sabotaje de dichas instalaciones y para evitar que los productos químicos caigan en manos criminales.

El DHS se centra “específicamente en fomentar la seguridad para redudir el riesgo de terrorismo en determinadas instalaciones de alto riesgo químico”, según el portavoz de la agencia, Peter Boogaard. “La sucursal de West Fertilizer Co. em West, Texas, no cumplía los términos de la CFAT”.

Un experto en términos de seguridad química explica que los dos principales programas gubernamentales encaminados a asegurar la seguridad química en la industria no regulan el manejo ni el almacenamiento de nitrato de amonio. Esas tareas recaen en la DHS y las agencias locales y de cada estado que son las que diseñan los planes de emergencia y respuesta.

“Esto demuestra que la rutina de seguridad debe ser más severa a nivel local, estatal y federal”, explica Sam Mannan, director del centro de procesos de seguridad en la Universidad A&M en Texas. “Si la información no es compartida con las agencias, que es lo que parece que ha pasado aquí, las regulaciones no funcionan”.

El fertilizante es considerado seguro siempre que esté almacenado como se debe, pero puede explotar si es sometido a grandes temperaturas o si entra en contacto con otras sustancias.

“De verdad creo que si se hubieran realizado las prevenciones adecuadas, como ocurre en cientos de plantas de CFATS en todo el país, la pérdida de vidas y la destrucción podría haber sido menor”.

Fuente: elmundo.es

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *