18 de noviembre de 2017

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Ergonomía participativa: un método al que prestar atención

La adaptación ergonómica de un espacio de trabajo se ha concebido tradicionalmente como una tarea para unos pocos expertos. Aun así, ya en los años 70, en Estados Unidos se empezó a implementar el método que se conoce como “Ergonomía Participativa”. Una dinámica que considera las opiniones de la plantilla como usuarios del sitio, antes de aplicar las intervenciones ergonómicas.

Es necesario aclarar que ergonomía participativa no significa explícitamente dar a la plantilla el control sobre el diseño de su puesto de trabajo. Para asegurar la objetividad del método se establecerá una estrategia que involucre los agentes clave de la empresa para formar un grupo de trabajo (grupo ERGO)que participe de manera conjunta en la identificación de problemas y búsqueda de medidas que permitan la mejora de las condiciones. El grupo estará formado por representantes de los trabajadores a la vez que de la empresa y personal técnico de prevención. También se deberá contar con consultores que aporten experiencia sobre el problema estudiado en cada caso.

Los objetivos son prevenir molestias y trastornos músculo-esqueléticos a la vez que fomentar la comunicación interna facilitando la participación de los trabajadores, sus representantes legales y el resto de implicados.  Para ello, se utilizarán herramientas como cuestionarios a la hora de realizar un diagnóstico de riesgos y un plan de comunicación para informar continuamente de los pasos a seguir a toda la plantilla.

Existen diversas pruebas piloto que dan evidencia de la eficacia del método. En el documento relativo a la ergonomía participativa del INSHT se citan dos estudios realizados en Toronto. En la adaptación de la dinámica llevada a cabo por Istas, ERGOPAR, se mencionan importantes organismos de seguridad y salud laboral que también han desarrollado procedimientos, revisiones o publicado experiencias en ergonomía participativa de gran calidad.

Precisamente, ERGOPAR, la adaptación que acabamos de mencionar, es el recurso más interesante en España para aplicar procedimientos de ergonomía participativa. Se trata de un manual realizado conjuntamente entre Istas y la Fundación de Prevención de Riesgos Laborales y publicada en 2014. Un extenso documento de 152 páginas que nos da toda la información y metodologías necesarias para crear un protocolo eficaz.

ERGOPAR es la herramienta idónea para toda organización que quiera realizar este proceso. No sólo es un recurso gratuito que se puede encontrar en la web ergopar.istas.net, sino que nos explica cómo debe formarse el grupo ERGO, qué integrantes tendrá, qué roles y cómo se organizará. En él también podremos encontrar las direcciones para realizar un diagnóstico, incluidas las preguntas para los cuestionarios. Directrices para los informes, estructura de un plan de comunicación para divulgar las buenas prácticas y todo tipo de utilidades más para llevar a cabo un procedimiento que repercutirá a toda la plantilla de la empresa. En la misma web se citan las instituciones que han participado en la validación del método. Entre ellas: Campofrío, Johnson Controls Automotive, Berioska, y Beniplast-Benitex S.A.

Al repasar el documento, no cabe duda que es un procedimiento que llevará inversión de tiempo y dinero. Pero no olvidemos que actualmente los trastornos músculo-esqueléticos son una de las primeras causas de las bajas laborales por enfermedad y los accidentes por sobreesfuerzo son también muy frecuentes. Con lo que, de nuevo, reivindicamos la necesidad de invertir en salud de la plantilla. Ya que, a la larga, no hacerlo puede salir muy caro. Tanto para trabajadores que podrían desarrollar afecciones crónicas como para empresas que deberán afrontar los costes del absentismo y/o de la rotación de personal.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *