18 de noviembre de 2017

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

El mundial de Sudáfrica: El más ecológico de la historia?

Pasar a la historia. Y no sólo por ser el primer Mundial en tierra africana. La Copa 2010 buscó colarse en los canales por todos los motivos posibles. Uno de ellos, convertirse en el torneo de fútbol más ecológico hasta el momento.

Miles de árboles plantados en las ciudades anfitrionas, uso de energía solar, eólica y otras renovables en los estadios, iluminación inteligente de bajo consumo, empleo de agua de lluvia en los baños públicos. Todo parte del programa Green Goal 2010 que el gobierno de Sudáfrica puso en marcha por el Mundial.

Con Ciudad del Cabo como punta de lanza y ciudad “verde” por excelencia, el presidente Jacob Zuma encargó una misión difícil: convertir a Sudáfrica en la sede más amigable con el medio ambiente de la historia.

Sin embargo, un estudio hecho en Suecia y Noruega pronosticó que este último Mundial sería casi nueve veces más contaminante que Alemania 2006 y más del doble que Beijing. ¿El motivo? Pura geografía. La mayoría de los visitantes se vieron obligados a llegar y moverse dentro del país vía avión y la polución aérea hizo el resto.

Según el informe, la Copa provocaría emisiones por unas 900 mil toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera, con los viajes internacionales sumando casi dos millones de toneladas adicionales.

Con ese inevitable por delante, el Green Goal 2010 buscó ahorrar energía y ser amistoso con el medio ambiente por todos lados. Así, se diseñaron envoltorios mínimos para las comidas que se servían en estadios y fan-parks. Además de envases reciclables y reutilizables. Se impulsó el uso de material ecológico en la construcción de los stands y se recicló la basura en los alrededores de las canchas.

Johannesburgo en donde se jugaron 15 partidos sacó a las calles a una brigada especial de limpieza después de cada juego a la redonda de los estadios Soccer City y Ellis Park para mejorar el reciclado. Unos 100.000 tachos de basura se colocaron en todo el país.

Los programas verdes del gobierno incluyeron el estimulo de uso de bicicletas y del transporte público a gas para reducir las emisiones de carbono.

Aunque el más importante de todos fue la megacampaña que lanzaron para que la gente colaborase y se comportase de manera bien verde. Y para eso, nada mejor que el eco-pasaporte de 33 páginas que se repartió a unos 100 mil visitantes con consejos sobre cómo aprovechar las oportunidades “amigables” con el medio ambiente que ofreció Sudáfrica.

Fuente: ecoturismo

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *