11 de diciembre de 2017

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Diccionario Empresalud: Los riesgos de los Abrasivos

 

El Listado de Enfermedades Profesionales de la OIT, es el más completo y correcto que existe, por eso es importante recurrir a él cuando hay un riesgo del trabajo, que no está contemplado en el Listado de la Ley 24557, como en este caso de los Abrasivos, que no está contemplado en Argentina y sí en el mencionado Listado de la OIT. En el Listado de Enfermedades Profesionales de tu país: ¿figura?

-Por Dr. Hugo Francisco Rostagno

  1. ¿QUÉ SON?

Los abrasivos son elementos de gran dureza usados para dar forma a otros materiales, como metales, madera, vidrio, cerámicos, etc., mediante un proceso de rectificado o pulido.

 

  1. ¿DÓNDE SE UTILIZAN?

Los materiales abrasivos pueden utilizarse en forma de granos, compactos y ligados como en el caso de muelas de rectificar o adheridos a un material soporte, como papel o tela (papel de lija).

Los abrasivos pueden clasificarse en naturales y sintéticos, y también, por su dureza y por el tamaño del grano. Los principales abrasivos naturales son el diamante, los óxidos de aluminio naturales, esmeril, feldespato y varias formas de sílice, incluyendo la arena.

El yeso, el óxido de cromo y el óxido de magnesio, entre otros, se usan para pulir. En tanto, los materiales como granalla de acero y arenisca se usan para limpieza por chorreado de piezas fundidas.

Los abrasivos sintéticos más importantes son el carburo de silicio, el óxido de aluminio y el carburo de boro.

Ver también: Los riesgos de los lubricantes

 

  1. ¿QUÉ RIESGOS TIENEN?

El riesgo se debe a la inhalación del polvo fino que se produce por el desgaste gradual de los materiales abrasivos durante su uso, además del riesgo producido por la rotura de muelas de rectificado, partículas lanzadas, chispas, etc.

Los rectificadores de cuchillería y otros centros manufactureros de metales que trabajan con muelas secas, padecen asma o morriña de los rectificadores y tienen una vida corta. Los esmeriladores están, también, expuestos al polvo del adhesivo y del soporte textil usado como tela de esmeril, así como al polvo del material que se está puliendo.

Ver también: España, El cancer de laringe…

 

 

  1. ¿CÓMO SE PREVIENEN?

-Los abrasivos como arena y arenisca, que producen polvos fibrogénicos, se deberán sustituir por abrasivos más duros y menos peligrosos, como carburo de silicio y óxido de aluminio.

-Además, se deberá mantener a un mínimo la concentración de polvo producido durante su aplicación con la implantación de rigurosas medidas de control de polvo con la utilización de extractores para ventilar el local.

-Realizar el rectificado húmedo donde sea posible; o, con un equipo protector respiratorio donde sea impracticable la ventilación.

-Es aconsejable realizar exámenes médicos preocupacionales y periódicos a todos los trabajadores que fabrican y utilizan abrasivos.

-Para que la detección de modificaciones pulmonares sea precoz, los exámenes deberán incluir radiografías de tórax.

Ver también: Convenio de Estocolmo sobre compuestos contaminantes persistentes

 

MORRIÑA DE LOS RECTIFICADORES

En época de la llamada revolución industrial se conoció que los rectificadores de cuchillerías en Sheffield, (Inglaterra) y Solingen (Alemania) y de otros centros manufactureros de metales que trabajaban con muela seca padecían asma y tenían una vida corta. Por otro lado, también se comprobó que las personas que realizaban un proceso húmedo de trabajo no padecían la enfermedad pulmonar llamada “Morriña de los rectificadores”.

El rectificar con una piedra silícea seca aumentaba las altas concentraciones de polvo, y, en los talleres -a menudo subterráneos y con escasa ventilación- los rectificadores enfermaban rápidamente de silicosis.

…………………..

En Empresalud desearíamos saber cual es el Listado de Enfermedades Profesionales de tu país: ¿Nos podrías ayudar?

 

 

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *