14 de diciembre de 2017

728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo
728×90 Servicio Modelo de Medicina del Trabajo

Argentina: Detectan más trabajadores hacinados en una obra en construcción

Personal de la Secretaría de Trabajo y representantes de la Uocra paralizaron una obra en las inmediaciones de Luis Beltrán y Dorrego, al sur de la ciudad, luego de que se constatara que al menos cinco trabajadores se encontraban viviendo en condiciones de hacinamiento, en un “obrador” donde dormían y que no acreditaba las condiciones mínimas de higiene y seguridad.

En el lugar había camas suspendidas sobre ladrillos, alimentos en mal estado y sin refrigeración, paredes ennegrecidas por la humedad y materiales de construcción en el propio espacio en donde los trabajadores, aparentemente oriundos de Perú, Paraguay, Bolivia, Senegal y Venezuela, pasaban las noches.

Desde el gremio de la construcción lamentaron que “no se respete nuestro Convenio Colectivo de Trabajo y nuestra Bolsa de Trabajo” y anticiparon que mantendrán interrumpida la obra “los días que sean necesarios”, al tiempo que, por parte de la Secretaría de Trabajo, correrán las acciones de rigor en cuanto al relevamiento de las condiciones laborales y las multas que podrían caberle al propietario del terreno y responsable de la obra, por dejar expuestos a dichos trabajadores a condiciones infrahumanas.

Hacinamiento y condiciones alarmantes

A su vez, la propia obra, que según trascendió estaba destinada a la construcción de un salón de eventos, tampoco contaba con la debida seguridad en el terreno y en la entrada, motivo por el cual los trabajadores se encontraban expuestos a sufrir accidentes laborales.

De acuerdo a datos recabados por El Diario en el lugar del hecho, el propietario del terreno sería de origen chino; al momento en que dos inspectoras de la delegación local de la Secretaría de Trabajo concurrieron al lugar, uno de los responsables de la obra, también de origen asiático, fue informado respecto de la interrupción de la obra debido a la falta de condiciones de seguridad e higiene, al tiempo que el propietario del predio no se presentó.

Relevamiento de organismos y gremio

El hecho tuvo lugar semanas después de que el gremio de la construcción realizara una protesta en las inmediaciones de la pesquera Ian Fish, habida cuenta de la presencia de tres trabajadores tucumanos que se encontraban, también, viviendo en condiciones deplorables en un “obrador” y que habían sido trasladados a Puerto Madryn para realizar tareas de ampliación en la planta.

Personal de la delegación local de la Dirección Nacional de Migraciones (DNM) también concurrió al predio ubicado en Dorrego y Luis Beltrán, con el objetivo de constatar la situación migratoria y de regularidad de los trabajadores, quienes temprano por la mañana se encontraban siendo entrevistados por representantes de la Uocra, respecto de cómo habían llegado allí y las condiciones en las que cumplían sus tareas; a su vez, el arquitecto Axel van Dam se hizo presente en la obra, aunque al momento se desconoce su rol y si era el responsable de la misma.

El sitio, peligroso para trabajadores

Una vez más, queda de este modo al descubierto la falta de controles sobre varias de las obras que se llevan adelante en la ciudad, en las cuales, pese al contexto de creciente desempleo en todos los rubros y, principalmente, el de la construcción, empresarios optan por incorporar trabajadores de otras provincias y, además, someterlos a condiciones infrahumanas, viviendo en espacios reducidos, sin condiciones de higiene y expuestos ante cualquier eventualidad o siniestro que pudiera ocurrirles.

En una habitación de aproximadamente 20 metros cuadrados, conectada con un espacio que funcionaba como cocina, los trabajadores dormían sobre unos siete colchones suspendidos sobre una base de ladrillos y tablas de madera, al tiempo que los mismos se calefaccionaban con una serie de caloventores ubicados próximamente a las “camas”, con el peligro que ello acarrea por la cercanía de dichos artefactos eléctricos a las telas.

Además del fuerte olor a humedad que predominaba dentro del espacio, sobre el espacio que parecía ser una cocina, se encontraban alimentos en mal estado, un anafe, un lavarropas y distintos materiales de construcción dentro y fuera de bolsas; entre ellos, montículos de escombros en el ingreso a la “habitación”.

En lo que refiere a la obra, la gran cantidad de “zanjones” cavados a lo largo y ancho del predio evidenciaban las condiciones de peligro a las que se encontraban sometidos los empleados, teniendo en cuenta que, para trasladarse de un espacio a otro, debían caminar sobre vigas metálicas y “pallets” de madera ubicados sobre dichos pozos, sin mencionar la cantidad de vigas de madera apoyadas sobre paredes de cemento, pasibles de ser volteadas por el viento y de provocar serios daños a quienes allí trabajaban.

Un “cuento chino”

Por su parte, el delegado gremial de la Uocra, Juan Carlos Suárez, comentó en diálogo con el Diario que “venimos trabajando desde hace rato y haciendo inspecciones en todos lados; hoy día estamos viendo que, en varias obras, está ingresando mucha gente extranjera, muchos chinos y no tengo nada contra ellos, pero tendrían que respetar el Convenio Colectivo de Trabajo, por eso tenemos la Bolsa de Trabajo en Puerto Madryn y gente desocupada”.

Sobre esta línea, agregó que “hoy (por el lunes) vemos que, nuevamente, trabajadores están viviendo una situación inhumana, algo que nos pasó hace días en las pesqueras, y hoy nos encontramos con la misma situación; por eso, repudiamos esto, estamos en estado de alerta y movilización, no queremos esto para Puerto Madryn” y que “queremos una ciudad limpia, donde se respete el Convenio Colectivo de Trabajo, ya sea el nuestro como así también, el de cualquier otro sindicato”.

Inspección y “sorpresa”

Consultado sobre el responsable de la obra, a quien pudo verse, aparentemente, hablando por celular durante unos minutos en el ingreso al predio pero que luego “desapareció”, el delegado sindical sostuvo que “hasta ahora, no sabemos bien, es un tal ‘Juan’ que se acercó un momento” y, preguntado sobre el arquitecto a cargo de la obra, planteó que “seguramente tiene que haberlo, debe haber algún ente regulador o algo; creo que la Municipalidad debe estar, ya que no se puede hacer una obra por el solo hecho de hacerla y así nomás”.

Además, Suárez precisó que “se trata de una obra grande, creo que son salones comerciales, así que seguiremos con el tema de que respeten nuestra bolsa de trabajo”.

En cuanto a los propietarios del terreno, “también son extranjeros”, indicó, añadiendo en cuanto a los trabajadores que “les están tomando los datos, la Secretaría de Trabajo en conjunto con la Uocra, así que vamos a esperar a ver cuál es el panorama que sigue; por el momento, la obra va a seguir parada los días que sean necesarios”.

En referencia al modo en que se descubrieron las condiciones en las que se encontraban los trabajadores extranjeros, contó que “concurrimos a todas las obras de Puerto Madryn a hacer una inspección, como de costumbre, pero nos dimos con esta situación; pensábamos que era una obra que estaba empezando, llegamos y vimos que había gente paraguaya, dominicana, peruana, senegalesa, y vamos a poner el ‘pecho duro’, como acostumbramos; desde la Uocra no permitimos esto, por lo que tomaremos cartas en el asunto para ver que, realmente, se respete la Bolsa de Trabajo”.

Fuente: eldiariodemadryn.com

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *